¿Cómo afecta el sol al cabello?

La exposición prolongada del cuero cabelludo al sol puede conllevar efectos negativos, dañando principalmente la estructura capilar, ya que los rayos ultravioleta (UV) afectan la capa externa del cabello, comúnmente conocida como cutícula, responsable de proteger y retener la hidratación del cabello.

Los expertos indican que los principales efectos nocivos del sol en el cabello son: resequedad, decoloración, fragilidad y pérdida de brillo.

Según la Dra. Roopal Kundu, dermatóloga de la Universidad de Northwestern, el sol afecta al cabello de la misma manera que lo hace con la piel: «Los rayos ultravioletas (UV) del sol pueden penetrar en la cutícula del cabello, lo que puede causar decoloración y resequedad».

Asimismo, Kundu manifiesta que la exposición al sol puede hacer que el cabello se vuelva más frágil y quebradizo con el tiempo.

Uno de los efectos negativos notorio de la exposición del cabello al sol, se ve reflejado en el cambio de tono, pues el cabello rubio puede volverse amarillo, mientras que el cabello rojo puede desvanecerse a un tono naranja, además de perder su brillo.

Otro efecto adverso producido por el sol es la resequedad. El cabello puede volverse más seco y quebradizo debido a que los rayos UV dañan los folículos pilosos, contribuyendo a la pérdida y caída del cabello.

Pero no te preocupes, Pilexil tiene la mejor gama de productos para el cuidado de tu cabello, evitar la caída y al mismo tiempo nutrirlo y protegerlo: shampoo, spray y cápsulas; productos de uso diario que entre su fórmula contienen Pantenol: una pro-vitamina que mantiene la hidratación del cabello y lo protege de los daños causados por las radiaciones solares.

¡Adquiere Pilexil en las principales cadenas de farmacias del país!

Fuente: http://revistasum.umanizales.edu.co/ojs/index.php/archivosmedicina/ article/view/3322 (html)

Restrepo, Rodrigo (2010). «Anatomía microscópica del folículo piloso». Revista de la Asociación Colombiana de Dermatología y Cirugía Dermatológica 

Sosa Reyes, Ana María. La química del pelo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin